JoaN: CuaNDo NoS CoNoCiMoS

Joan y yo nos conocimos una noche de sábado cualquiera, aunque para ser exactos debo decir que nos conocimos, si los cálculos no me fallan, el fin de semana del 3 – 4 de octubre de 2009 (vamos, hace nada).

La historia comienza de esta manera: una amiga y yo estábamos, pasadas las 4 de la madrugada, en una de esas discotecas que abren cuando los bares de marcha (de todas las ciudades), ya han cerrado. A esas horas uno, o está muy perjudicado o está muy cansado, y yo tenía un poco de cada.

Y en ese momento, comencé a oler a pedo. Sí, sí, a pedo. No sabía muy bien de donde venía ese olor ni quien había sido el gracioso/a, pero lo cierto es que olía a pedo. Un chico que estaba cerca de nosotras, se percató también de aquel perfume y, se acercó a mí para decirme al oído que olía a pedo y que me lo había echado yo,(curiosa forma de acercarse a alguien para entablar una primera conversación).

Yo muy digna le contesté inmediatamente que eso no era así, que yo era una señorita y que no hacía esas cochinadas. El muchacho insistió, y yo, al verme acorralada, lo único que se me ocurrió fue señalar como causante de aquel mal olor a la primera persona que pasase por delante.

Y de nuevo entró en juego el curioso destino, haciendo que la primera persona que pasase en ese momento fuera Joan; pasó junto con uno de sus amigos (Edu), pero yo le señalé a él.

Joan, al ver que una desconocida le señalaba al grito de: “ha sido él, ha sido él”, se acercó y me preguntó que estaba pasando. Ni corta ni perezosa le puse en antecedentes, incluso le conté que lo que le estaba diciendo al curioso personaje (y a media discoteca, a juzgar por lo que gritaba), era que quien se había tirado el pedo era él. Joan escuchó toda la historia pacientemente, y luego... sonrió (menos mal).

A partir de ahí, mi amiga y yo, comenzamos a entablar conversación, con él y con su amigo. Nos contaron, entre otras cosas, que eran de un pueblo de mi Comunidad Autónoma y que estaban de despedida de soltero. Nos quedamos toda la noche (o todo el día, según se mire) con ellos, y el tiempo se nos pasó volando.

En un momento de la conversación, Edu me confesó que le gustaba mi amiga, y cuando me acerqué a Joan para chismorrearle, me contestó muy serio, que a él quien le gustaba era yo.
Y yo... que desde hacía un buen rato le miraba de arriba a abajo y que ya había observado lo atractivo que era (y es), mentalmente dije: “Siiiii”, pero lo que salió por mi boca fue: “¡¡venga ya!!” (hay que hacerse un poco la dura, ¿no?).

En fin, que entre una cosa y otra, la historia terminó en que Edu y mi amiga intercambiaron sus mails, y Joan me acompañó a casa.

De camino a casa me dí cuenta de que Joan, en las distancias cortas y cuando no está en compañía del huracán Edu, es muy tímido. Apenas me miraba, y me hablaba con ese tono de ternura con el que algunos hombres hablan: bajito, despacio, y de forma melosa. Esa forma de hablar, debo reconocer, siempre me ha desarmado.

Cuando llegamos a mi portal, yo ya estaba deseando que pasase algo entre nosotros, pero el temor al rechazo hizo que no fuera capaz de dar el primer paso, y él, tal vez por lo mismo, o tal vez porque no pensaba lo mismo que yo, tampoco hizo nada. Nos despedimos con dos besos, y me insinuó que como Edu y mi amiga habían intercambiado sus direcciones, cuando volvieran a la ciudad, quedaríamos los cuatro. Me dijo: “adiós guapa” y se fue.

Cuando al día siguiente, o mejor dicho, pasadas unas horas, le conté a mi amiga que no había pasado nada entre Joan y yo, no daba crédito.

Y es que lo mejor, estaba aún por pasar…

16 de noviembre de 2009.

4 comentarios:

Julia dijo...

Hola!

Soy Julia, y acabo de descubrir tu blog x casualidad.
Me parece q somos unas cuantas impares en busca de su par "ideal", jejeje!
Te sigo leyendo!

Julia
http://mimundo-julia.blogspot.com

una "sin par" en busca de su medio cítrico dijo...

Hola Julia!!
Lo primero de todo: gracias por leerme. Espero que te haya gustado lo que has leído. Hace tiempo que no escribo, pero es que me es muy difícil sacar tiempo. Tengo que ponerme las pilas.
Prometo pasarme por tu blog y echarle un vistazo.

Los impares gobernaremos el mundo!! jeje.

Zruspa_JB dijo...

Hola trece!!

Sólo una cosa...hay un error en el texto...en mi ciudad los bares de copas no cierran hasta que es de día, los horarios de cierre no están diseñados para esto...y si alguna vez el camareta/encargado/dueño/poli intenta cerrar un bar antes de lo que los parroquianos consideramos apropiado... pues bueno, en el mejor de los casos quemamos el chiringo con ellos dentro!!!!

una "sin par" en busca de su medio cítrico dijo...

Jejejeje.... Es que en mi ciudad la gente se acuesta pronto.

Es broma!! Los bares cierran a las 4, pero luego las discotecas están hasta las 6. En tu ciudad cierran más tarde?, si es así habrá que ir para Asturias (a ver que se cuece).

Ya he leído tu respuesta a mi comentario en tu blog, y tengo que decir que e gusta lo de trece!!jejeje.

Un saludo.

Publicar un comentario