La QuíMiCa DeL aMoR.


Zarceando por internet han llegado a mis manos una serie de artículos científicos que a mi modo de ver me han resultado de lo más interesantes. Tal vez nos ayuden a responder preguntas como: ¿qué es el amor?, ¿por qué me hace sentir así?, o tal vez nos hagamos un lío mayor. Aún así, quiero compartir con vosotros este post y escuchar vuestras opiniones (mejor dicho, leerlas).

Parece ser que existe una nueva técnica de escaneo llamada PET (Tomografía de Emisión de Positrones) con la que se pueden medir en detalle el funcionamiento de las distintas áreas del cerebro mientras el paciente está cómodo, consciente y alerta. Es una técnica muy novedosa pues permite estudiar los procesos químicos que se dan en el cerebro. Muestra el cerebro trabajando y sus resultados permiten conocer la química del amor.


Pues bien, gracias a esta Técnica se ha realizado un estudio en el que se han establecido uan serie de fases químicas por las que se supone pasan todas aquellas personas que sienten que están enamoradas.

FASES: 

1. La primera fase del amor la explica la testosterona, una hormona que lleva a la atracción pero que no mantiene el vínculo entre las parejas. La testosterona es una cuestión todavía muy animal e instintiva que dura los primeros días o meses de una relación. 

2. La segunda etapa se denomina Amor romántico, y la sustancia dopamina tiene mucho que ver con ésta. En esta fase los sentidos están adormecidos por la dopamina, en una especie de borrachera que produce euforia y no permite ver los defectos de la pareja. Esta segunda fase suele durar entre 12 y 18 meses. 

3. Tercera fase: Del amor al apego. Dos sustancias llegan al cerebro para permitir que los sentimientos establecidos en la etapa del Amor romántico se mantengan. Se trata de la oxitocina en las mujeres y la vasoprecina en los hombres, sustancias que se mueven en el neocortex del cerebro y hacen que el amor se vuelva más racional.
La oxitocina que mantiene a las mujeres enamoradas, es la misma que segregan las madres cuando acaban de tener a sus hijos, lo cual explica la intensidad de esta hormona ,que puede hacer durar eternamente una relación. Se produce tanto durante un parto como en un orgasmo.
En esta fase dos cosas mantienen vivo el amor: el instinto y la cultura, y es que las causas externas afectan el amor. Si un miembro de la pareja es infiel, hace que en el otro se bajen los niveles de oxitocina si es mujer o vasopresina si es hombre, haciendonos perder la racionalidad anteriormente mencionada y en muchos casos, los sentimientos adquiridos en la segunda fase. Con esto se comprueba que el amor no es sólo cuestión de sustancias en el cerebro, sino de situaciones externas que las mueven. 

4. Cuarta Fase: Amor verdadero. Pocos son los afortunados que llegan a sentir la cuarta etapa o Amor verdadero por su pareja. Su existencia está descrita desde los tiempos de los griegos, que la llamaron Ágape y la explicaban como: el amor que sólo Dios puede sentir por los seres humanos; pero ni siquiera se conoce aún la sustancia química que la gobierna.

Otra sustancia presente en nuestro cerebro y presente en la química del amor es la serotonina. Dicha sustancia es capaz de explicar la conocida expresión: "enfermo de amor", que deja de ser un mero recurso metafórico para convertirse en una realidad.
La falta de apetito, el insomnio, las obsesiones, la falta de concentración, etc. causadas por un amor, tienen explicación: los científicos han demostrado que la pasión tiene las mismas reacciones que el trastorno obsesivo compulsivo. Ambos estados están asociados a bajos niveles cerebrales de serotonina, una sustancia química fabricada por el cuerpo que nos ayuda a lidiar con situaciones estresantes.

Lo más curioso de todo esto es que las bebidas alcohólicas también disminuyen estos niveles de serotonina. Esto podría hacer que se crease en nosotros la ilusión de que la persona que se encuentra en la otra punta del bar es el amor de nuestras vidas; explicando así por qué el príncipe/princesa de nuestros sueños que conocimos en el bar de moda se convierte al día siguiente es un/a sapo/rana verrugoso/a.


... ¿Interesante?
martes 9 de noviembre de 2010.
 

5 comentarios:

Zruspa_JB dijo...

13

Muy interesante.... y ahora a tocar un poco los eggs...si ya sabemos las substancias intervinientes, no sería divertido aquello de producirlas sintéticamente y volver a los "filtros de amor" de la Edad Media?

Lo siento, yo soy un poco escéptico, y más cuando a esto lo llaman PET, que es tb el nombre del plastico de que se hacen las botellas de agua...o mascota, en inglés, que no se que es más triste... espera que me disperso, decías que soy escéptico, me niego a creer que sea sólo una cuestión química, igual que me niego a creer en el destino y otras formas de determinismo...

Kobal dijo...

Interesante si que es pero de momento todos los estudios de explicar el amor en términos científicos no me terminan de convencer.

una "sin par" en busca de su medio cítrico dijo...

Hola Zruspa!! Hola Kobal!!

Veo que ambos dos sois unos románticos empedernidos... jejejeje.

Yo sin embargo, como cada vez entiendo menos los sentimientos y cada vez me parecen más...."(@#&@#)", me agarro a lo que considero más racional, más factible... es decir: la ciencia.
Teniendo en cuanta que sólo empleamos, ¿cuánto es? ¿un 20% de nuestro cerebro?... ¿quién sabe?, tal vez estamos valorando de más uno de los sentimientos más comunes y más poéticos: el AMOR.

Apoyo la idea de Zruspa: quiero "filtros de amor" YA!!!... Tanta tecnología y tanto progreso... pa' qué. No hay nada mejor que los remedios de siempre!!jejeje.

Un saludo!!

Zruspa_JB dijo...

Hola trece!!!

Es que hasta ahora lo más parecido que he visto a los filtros de amor es el exceso de alcohol...y las consecuencias a la mañana siguiente (y no me refiero a la resaca) ehem!!...digamos que arrojan resultados sorprendentes!!!

La de cosas que yo te contaría....

Kobal dijo...

Lo del 20% del cerebro es una leyenda urbana. Realmente se usa el 100% aunque nunca a la vez.

Sigo pensando en que los filtros de amor no sirven para nada.

Publicar un comentario