A PaRTiR De aQui, ToDo eS MeJoRaR.



J: Creo que me acabo de enamorar....  
N: ???  
J: ¿Lo has oído?  
N: Claro que lo he oído.  
J: Creía que estabas dormidita...  
N: Sí, pero me has despertado. 
J: Buenos días....  
N: Buenos dí... ¿Qué has dicho?  
J: ¿Quieres desayunar?  
N: No.  
J: He bajado a por porras.  
N: ¡Que has bajado a por po...!... ¿Y cómo has entrado?  
J: Te he cogido... las llaves... del bolso.  
N: Jodeeeer tío...
J: Mola tu cuarto, eh.
N: Ya sé que mola, lo he decorado yo.
J: Pues deberías de ver el mío y darme algún consejo, porque...
N: Tú no deberías repetir lo que has dicho.
J: ¿Por qué?
N: Porque nos conocimos ayer.
J: ¿Y qué?
N: Que es imposible.
J: ¿Enamorarse?
N: ¿En una noche?
J: Anda, y ¿por qué no? En una noche pasan tantas cosas...
N: Mira, e.... uuummm...
J: ¡Ah!... Jesús.
N: Eso, Jesús...
J: Eeeh, que bien suena...
N: ¿Cómo?
J: No, que mi nombre... que dicho por ti... que suena super bien.
N: En serio, vale ya, deja de vacilarme.
J: No te estoy vacilando.
N: Ya, claro. Una forma de dejar prendadas a las tías con las que te acuestas: el chico romántico que le basta una noche para enamorarse.
J: Eii, perdona, perdona... No está bien que te rías de mí. Para mí esto es muy serio.
N: Uy... sí... Mira, campeón, que una tiene sus años y ha oído de todo.
J: Nuria... mira...... Yo te juro que te amo.
N: ¡No lo digas!, ¡no vuelvas a decirlo!
J: ¡Pero por qué! ¡es que te amo!
N: Noooo...
J: Es que te quiero...
N: Que nooo... 
J: Que te adoro, es que es verdad.
N: ¡Esto no me puede estar pasando! ¿Pero por qué?, ¿por qué tuve que enrollarme contigo?
J: Por mi cuerpo serrano...
N: ¿Pero qué dices?
J: Si no me quitaste el ojo en toda la noche... ¡andaaa!
N: A ti no, miraba a tu amigo. Ese sí que está bueno.
J: ¿A Edu? Joder, pues tiene novia.
N: Ya lo sé. Intenté ligármelo.
J: No jodas...
N: ¡Claro!, yo quería con él... y al final, pues...acabé contigo.
J: ¿Y te dijo que no?
N: ???
J: De verdad que lo de Edu no lo entiendo... de verdad... Es que este chico es tonto... osea, le viene un pibón y le dice que no... es que ¡es gilipollas!, de verdad.
N: Me estás asustando.
J: Dame tu teléfono...
N: Sí, claro... ahora mismo.
J: 6...
N: ¡No!, ¡pero que no me conoces, tío! Mira, yo no suelo hacer estas cosas, y siempre que las he hecho he terminado arrepintiéndome.
J:¿6 - 5...?
N: Estas... historias... ¡hay que empezarlas bien!
J: 6 - 3... ¿o qué?
N: ¿Tú conoces a alguien que haya empezado así y haya funcionado? ¿a que no?
J: Hombre, es que ahora no me acuerdo.
N: Edu y su novia... ¿empezaron así?
J: Noooo, porque ya se conocían de antes...
N: ¡Lo ves!... Primero hay que ser colegas, y tontear en el curro, y quedar un día, luego otro, y cuando no puedes más, pues a follar... ¡y es la hostia! Y esto... ¡esto no se ha parecido en nada!
J: Ya...
N: Mira... eres simpático, y a lo mejor... algún día...¡quién sabe!... pero no te voy a dar mi teléfono.
J: Ya, que prefieres dejárselo al destino... Hombre, es romántico, pero no sé... yo creo que es mejor que me des el teléfono.
N: Estoy a punto de echarte de casa...
J: No, pero si me tengo que ir, por eso te digo, que me des el número.
N: ¿No te ibas?
J: … Vale... pero antes contestame a una pregunta ¿vale?   ... tu qué prefieres, Nuria, ¿amar o que te amen?
N: … ya estás tardando...
J: No, es que hay dos tipos de personas, osea... las que prefieren amar y las que prefieren ser amadas. No... es una cosa que... al principio cuesta darse cuenta de que tipo eres, pero una vez que lo... osea, una vez que... que sabes de que tipo eres, eso y encontrar a tu media naranja... ¡va todo rodado!
Yo por ejemplo... sé que estoy hecho para amar, y tu eres lo contrario... Osea, al principio tenía mis dudas, pero esta mañana, cuando estabas ahí dormidita... pues te he estado mirando... y....se te nota.
N: ¿el qué?
J: Pues eso... que tu necesitas a alguien que te quiera y te proteja... como yo.
N: Antes he dicho que eras simpático, ¿no?
J: Sí. 
N: Empiezo a dudarlo...
J: ¡Qué suerte, macho! Encuentro un pibón y encima de las que prefieren ser amadas...
N: Ya vale con la bromita...
J: ¿Pero qué bromita?
N: ¡Pues que no soy ningún pibón! Lo sabe todo el mundo.
J: Nuria... ¿pero tu te has visto?oye...
...¿te estás viendo? ¡pero si estás buenísima!
Oye...
mira...
mírate, de verdad... 
¿Has visto que cara... eh?... 
...y que ojos... 
... y esta nariz respingona que tienes... 
... y la boquita... 
... y tu cuello, con este lunar aquí... tan sexy...
N: ¡Para!
J: Es que no puedo...                                                              
... y tu espalda... 
... y tu cintura... 
... y tu culo.
N: Lo tengo gordo.
J: No, no, lo tienes perfecto... grande.
N: ¡oye!
J: No, Nuria, es que el culo de una mujer tiene que tener... su presencia.
N: ¿Tu crees?
J: ¡Pues claro! 
... y tus muslos...
N: También son gordos...
J: Que gordos, ni que gordos... Son... carnosos. Tu imagínate al pobre Edu ahora levantándose con la flacucha de su novia.
N: ¿es flacucha?
J: Da grima verla a la pobre...
N: Pero seguramente él sí esté enamorado de su novia y tu de mi no lo estás.
J: ¡que sí, cojones, que sí lo estoy! ¡ que pesada!
N: ¡Pero si no me conoces!
J: Pero... sé que quiero pasarme los próximos años haciéndolo.
N: Jesús, en serio, estas cosas no pasan.
J: Pues por eso estoy tan contento, ¡porque no pasan!
N: Pero si ayer fue un desastre...
J: Bueno, da igual, pues el sexo fue una mierda, pero a partir de ahora es todo mejorar.
N: Eso no tiene por qué ser así. A lo mejor no somos compatibles.
J: Pues, admito que tengas dudas, pero no sé, pues vamos a echar uno ahora.
N: No estaba hablando de sexo. 
J: … así uno tonto... 
N: jajajja... vas listo... osea...
J: Oye, ¡pero si por las mañanas son los mejores!
N: ¿Y dices que será mejor que el de anoche?
J: Mira, como sea peor... no me das el número.
N: Es que no te lo voy a dar...
J: pero como sea mejor...
N: ...tú me das el tuyo.
J: Acepto.
N: Gano, de todas formas. 
J: Hombre, ganas de todas formas porque follar conmigo ya es ganar.
N: Jajajaja... No, tonto, gano porque si el polvo es una mierda no te doy mi número, y si, como tu dices el polvo es la hostia, tu me das el tuyo y yo... pues no te llamo. 
J: No creo. Primero porque el polvo va a estar de puta madre y luego porque... antes o después... tu me llamas.
N: La verdad es que eres un tío peculiar...
J: Es que has tenido suerte, nena.


8CHo CiTaS: eNaMoRaRSe

5 comentarios:

Jo T. dijo...

A ver si la veo! que grande jajajajaja

una "sin par" en busca de su medio cítrico dijo...

Jejejeje.... Si es que... no hay tíos como ese!! Aunque me imagino despertándome teniendo a mi lado a un extraño que me dice que se ha enamorado de mi... y no se cómo reaccionaría!!

Un beso!!

Kobal dijo...

Curioso y además no pongo en duda que sea casi real.

una "sin par" en busca de su medio cítrico dijo...

Real o no, eso no lo sé. Supongo que alguno habrá por ahí que sea como lo que he transcrito, pero... mi pregunta es: ¿a cuántos tíos tengo que meter en mi cama para que uno de ellos me sorprenda de esta manera?

Un beso!

Kobal dijo...

Yo no se , es que aun no he metido a ninguno. Pero alguno habra que te sorprenda seguro, aunque no esta el patio apra el metodo "Prueba-Error"

Publicar un comentario